Traductor de idiomas

jueves, 5 de enero de 2017

Roscón de Reyes.

Un año más y desde mi cocina ya nos llega el olorcito tan característico a Roscón de Reyes... este año hemos decidido hacerlo relleno de trufa... umm... ¡que ganas de probarlo!... y es que el día de reyes no parece Reyes sin este dulce. Para elaborarlo partiremos de un roscón básico, sin relleno, que también está muy rico y desde ahí trabajaremos hasta obtener el que más nos guste. Pues en esta entrada os daré diferentes opciones de rellenos para que hagáis el que más os guste... que tal de nata o de crema pastelera?... ¡Riquísimo!...





INGREDIENTES para la masa:


- 500 grs. de harina de fuerza.
- 125 grs. de azúcar.
- La ralladura de una naranja y de un limón.
- 70 grs. de mantequilla.
-120 ml. de leche.
- 1 huevo.
- 30 grs. de levadura de panadería.
- Un vasito de agua de azahar.

Para decorar:

- Frutas escarchadas (yo no las puse pues en casa no gusta).
- 50 grs. de azúcar.
- 1 huevo.

Para el Relleno de Trufa:

- 1 cucharada de queso crema.
-  150 grs. de azúcar.
- Cacao en polvo.
- 1/2 l. de nata para montar 35% m.g.

PASO A PASO:


- Trabajamos dentro de un cuenco donde pondremos la harina tamizada y haremos un volcán dentro (que no es otra cosa que abrir un orificio en medio de la harina y ahí iremos echando los ingredientes). El primer ingrediente que pondremos es el azúcar, que yo previamente he molido con la batidora para hacerla glass.

En el microondas templamos la leche 30 seg. y agregamos la levadura que disolvemos con la ayuda de una cuchara.

Disuelta la levadura, la vertemos dentro del volcán, mezclamos ayudándonos con una cuchara  y manteniendo la forma del volcán. Añadimos un huevo entero, un vasito de agua de azahar, la ralladura de la naranja y limón, finalmente la mantequilla que deberá tener textura de pomada, es decir textura de crema, y seguimos mezclando con la cuchara pero ya rompemos el volcán y dejamos que el resto de la harina se integre, amasando todo dentro del cuenco hasta que  tengamos una masa homogénea y pasemos a la mesa de trabajo.


Amasamos unos 5-10 min.aprox. le damos forma de bola y la depositamos dentro del cuenco que cubrimos con flim para crear un microclima y fermente mejor. Notaremos que fermenta bien porque el flim se hincha y porque la masa duplica su tamaño. Dejamos que repose 2h 30 min.

Pasado este tiempo sacamos la masa y rompemos la fermentación amasando 2 min. volvemos a darle forma de bola aplastamos con las manos y le damos la forma de roscón.

Colocamos sobre un papel de horno, pintamos con huevo batido, decoramos con frutas escarchadas y azúcar humedecida con unas gotitas de agua.

Dejamos reposar 45 min. aprox. para que vuelva a crecer.

           

Horneamos a180º C durante 30 min. aprox. pasado el tiempo, pinchamos con un palillo y si sale limpio estará listo.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Ahora sólo nos queda abrirlo por la mitad con un cuchillo de sierra y rellenarlo con lo que más nos guste.


PASO A PASO para la Nata:


Montamos la nata con las varillas de la batidora que estarán frias del congelador al igual que el bol donde vayamos a hacerlo y la nata. Todo frío del congelador.

Cuando comience a montar añadimos el azúcar poco a poco y continuamos batiendo, luego agregamos el queso crema y terminamos de batir.

Os daréis cuenta de que está porque al batir irá dejando huella (pequeños surcos) y cuando esté y levantéis las varillas se quedará como en la foto una pequeña lágrima.

PASO A PASO para la Trufa:



Desde el punto anterior agregaremos el cacao y con las varillas manuales mezclamos suavemente.


Para la Crema Pastelera:


                                                                                     INGREDIENTES:


- 500 ml. de leche.
- La piel de un limón.
- 1 Canela en rama.
- 5 Cucharadas de azúcar blanco.
- 1 Cucharada de azúcar avainillado.
- 4 Yemas de huevo.
- 3-4 Cucharadas de leche.
- Dos cucharadas soperas de maicena.
- 1 cucharada sopera de harina.
- Colorante alimenticio (opcional).

PASO A PASO:

- En una cacerola hervimos la leche junto a la piel del limón, la canela en rama y tres cucharadas de azúcar. Removemos con una cuchara de madera y cuando hierva apagamos el fuego y retiramos la piel del limón y la canela en rama. Dejamos reposar unos 15-20 min. tapado para que infusione. Reservamos.

- Mientras en un bol hacemos una mezcla con las yemas de huevo, el azúcar avinillado y el resto de azúcar. Removemos bien y agregamos dos cucharadas de maicena, una de harina y 3-4 cucharadas de leche. Removemos hasta que quede todo bien integrado.

- Agregamos la mezcla anterior a la cacerola donde tenemos la leche reservada. Encendemos el fuego y sin dejar de remover dejamos que vuelva a hervir. Apagamos el fuego, removemos un minuto más y espolvoreamos con colorante alimenticio para que tome un poco más de color.

- Vertemos en una fuente honda y las metemos en el frigorífico 2 horas como mínimo.


LOS ORIGENES DEL ROSCON DE REYES.



Este dulce cuenta ya con más de 500 años y sus origenes no están del todo claro, algunos dicen que surgió en la corte del rey francés Luis XV.
Cuenta la historia, que un cocinero de la Corte, de origen eslavo, quiso regalar al Monarca el día de la Epifanía un roscón tradicional de su tierra. Dentro del dulce colocó un regalo muy especial: un medallón de diamantes que compró gracias a la colaboración de todos sus compañeros.
Luis XV quedó tan complacido que mandó regalar a otros aristócratas franceses y europeos un roscón en el que previamente colocaron una moneda en su interior como sorpresa, extendiendo así  esta tradición que no llegaría a España hasta el s.XVIII.


Otros piensan que el origen del Roscón está en los romanos, quienes celebraban a principios de enero una fiesta en honor al dios Jano en la que se comían pasteles que contenían  premios. Se considera a la fiesta francesa Le Roi de la Fave del s. XI una continuación de esta fiesta romana, en la que se introducía un haba en una rosca dulce y la persona que la encontraba en su pedazo era coronado rey por un día.
En España fué Felipe V quién trajo una nueva modalidad. Introduciendo una moneda como premio que con los años se cambiaría por una figurita, mientras que la haba se convertiría en un símbolo negativo. Quién encontrara la figurita en su trozo sería coronado Rey por un día y a quién le tocara la haba debería pagar el roscón.
Sea cual sea su origen, lo que no cambia es su sabor exquisito y su forma de corona adornada con frutas escarchadas que imitan a las piedras preciosas, tan propias de una corona de reyes.
Y vosotros... ¿os animáis a preparar vuestro propio Roscón de Reyes?  y sorprender así a vuestros familiares y amigos... 


Aquí tenéis otra receta pincha










No hay comentarios:

Publicar un comentario